Hay pel铆culas que surgen para cambiar de cierta forma el cine, sacar al espectador de su butaca de confort y sembrar fuertes dudas sobre el mundo, extensibles hasta hoy en d铆a. Es el caso de AKIRA, el anime que cre贸 Katsuhiro Otomo basado en una adaptaci贸n del聽mangahom贸nimo聽dibujado por el mismo y que alberga un mensaje inquietante, perturbador, presentando un apocal铆ptico a帽o 2019, que cronol贸gicamente ya ha llegado.

AKIRA se estren贸 en 1988 en Jap贸n. A Espa帽a no lleg贸 hasta 1992, sus primeras im谩genes pudimos verlas a trav茅s del programa de TVE, Metr贸polis.聽No tuvo gran repercusi贸n en nuestros cines, pero s铆 goz贸 de 茅xito en el mercado de alquiler de v铆deo donde muchos pudimos descubrirla. Por aquel entonces, aquellos afortunados que dispon铆an en casa del extinguido Canal +, pudieron ser los primeros en disfrutar de ella. A pesar de ello, su VHS fue una de las cintas m谩s solicitadas en alquiler. Pero si lo prefer铆as y dispon铆as de algunas pesetas ahorradas, pod铆as comprarla ya que fue una de las primeras cintas que salieron directamente tanto en alquiler como en venta. Su m贸dico precio, 2999 pts.

.

 

 

 

 

Desde su lanzamiento,聽AKIRA聽ha recibido un largo reconocimiento como聽pel铆cula de culto聽y una de las mejores pel铆culas de animaci贸n y聽ciencia ficci贸n聽de todos los tiempos. Supuso la ruptura con los cl谩sicos largometrajes de dibujos de animaci贸n representados por dulces personajes Disney cargados de moralejas y buenos sentimientos. Con AKIRA pasamos r谩pidamente a un polo opuesto. El consumidor de animaci贸n, por entonces ni帽os, madur贸 con un manga que carec铆a de t茅rmino medio. Otomo nos present贸 una visi贸n personal y pesimista que discurr铆a por mundo futuro arrasado y reconstruido con desgana, donde tanto sus personajes como protagonistas se encontraban vencidos. Un lugar donde solo se pod铆an criar antih茅roes alimentados de drogas, sumergidos en megal贸polis construidas sobre ruinas. De cierta forma, tambi茅n quiso mostrarnos una fuerza, poder o nueva esperanza, bajo teor铆as biol贸gicas, evolutivas, cient铆ficas e incluso mesi谩nicas, mal usadas por el hombre, que irremediablemente concluir铆an con un nuevo tropiezo humano. 聽聽聽

聽Aquellos que ya conoc茅is las historia de Tetsuo, Kaneda y el resto de personajes que forman la historia de AKIRA, sab茅is lo sumamente dif铆cil de comprender que resulta. Aquellos que todav铆a no os hab茅is adentrado en ella, os recomendamos que no la demor茅is y le hag谩is hueco en vuestras preferencias, es moralmente obligatorio. Hace falta que todos asumamos esta historia de cierta forma, para despertar un pensamiento aletargado que necesita ser palpable.

Nosotros, con este programa, hemos intentado mostrar uno de tantos puntos de vista a los cuales se ve sometida esta pel铆cula. Tarea nada f谩cil, pero el an谩lisis ha sido minucioso. El resultado ha sido un programa de 4 horas, realizado desde la tienda de comic 鈥淭atooine鈥 en Ja茅n. Con su due帽o, Carlos, hemos realizado un repaso por el anime original, la historia, personajes, ediciones de salida, diferencias con el anime, trayectoria de su creador Katsuhiro Otomo, etc. Realizado conjuntamente con Elena D铆az, creadora de la productora de cine y animaci贸n 鈥淧epita Dinamita Studios鈥, y amante del manga y de Bola de Drag贸n. Elena nos ha ilustrado sobre las t茅cnicas de animaci贸n usadas en la producci贸n de AKIRA, uno de los rasgos m谩s notables de esta pel铆cula. Junto a 聽David Navarro hemos conocido las posibles diferencias entre el 2019 de AKIRA y el actual. Oscar Cabrera nos ha contextualizado las influencias b茅licas e hist贸ricas que influyen a Otomo para crear la historia. Escenas y momentos claves han sido analizados por todos, y aunque Ana Ram铆rez ha intentado ayudarnos a entender qu茅 es o era AKIRA, el debate qued贸 y quedar谩 expuesto sobre la mesa. Cap铆tulo especial dedicado a la m煤sica que ha sido minuciosamente explicado por el m煤sico y compositor Juande Ram铆rez. No ha faltado la secci贸n del 鈥Remake Prohibido鈥, ni 鈥淓l Socio un mill贸n鈥, como tampoco ha faltado la presencia de Javi Garc铆a y de un servidor que escribe, Juan Pablo Videoclubsero.

Como bien escrib铆 en l铆neas anteriores, un programa en cinta de 240 minutos, que aunque parezca mucho, incluso se queda corto.